Memoria radioactiva: Presentación de la novela “La direction de l’absent” de Ruth Zylberman

Ruth Zylberman en la emisión "Le sourire de..." de Tv5.

Ruth Zylberman en la emisión “Le sourire de…” de Tv5.

 

El jueves 4 de agosto se realizó en la Alianza francesa la presentación de la novela La dirección del ausente, de Ruth Zylberman, cineasta, documentalista y escritora nacida en Paris en 1971.
La dirección del ausente es, en principio, una novela que se inscribe en la tradición de ficciones sobre la segunda guerra y la memoria del Holocausto pero se configura en este espacio como relato de la herencia del dolor transferido y coloca en el centro de la escena la figura del testigo del testimonio, el que puede hablar porque la historia lo ha constituido y atravesado sin haberla vivido.

Como explica Zylberman en la conferencia, la novela juega desde su título con una ambigüedad de sentidos significativos. La dirección del ausente es el camino, el trazo de una desaparición que ha dejado sus huellas, es el mapa emocional de la ausencia, ¿dónde buscar al que ya no existe? Pero la dirección del ausente es también una entidad administrativa perteneciente al Ministerio de los Prisioneros de Guerra hacia donde ser dirigían las búsquedas de desaparecidos. Esta doble dirección dibuja las tensiones entre la memoria oficial y su espectacularidad frente a una memoria invisible capaz de contar otra guerra.

Las huellas de una búsqueda, la reconstrucción de una memoria silenciosa, los olvidos como parte de la historia social de la memoria, una lengua que habla por lo negado y la escritura de una violencia no vivida son el motor de un doble registro de viaje. La narradora, nacida en los años 70, viaja y acompaña, en calidad de testigo, a su madre por las calles de Paris y Varsovia en búsqueda de información sobre su abuelo, judío desaparecido en un campo de concentración en Polonia. En la segunda parte regresará a Polonia para construir su propio relato como documentalista, acerca de la vida en el país durante el comunismo.

Tapa del libro La dirección del Ausente de Ruth Zylberman.

Tapa del libro La dirección del Ausente de Ruth Zylberman.

La errancia de estos viajes, narrados con un lenguaje tan literario como cinematográfico se convierte en un dispositivo generador de sensaciones, desorientaciones, contradicciones que dan forma a una memoria de orden sensorial que puede decir la herencia en el presente: “Escribir sin haber conocido nada de esta violencia”, escribe la narradora al comienzo de la historia. R. Zylberman cita en la charla la expresión “memoria orgánica” como una memoria que no se nutrió de la experiencia y que, sin embargo, existe y puede traducirse, la autora elije llamarla también: la memoria radioactiva: un mal que se trasmite silenciosamente y que sin embargo conlleva, como toda la novela, una gran pulsión vital, una lucha por abrir espacios de vida en territorios que han sido minas de muerte: “París había entrado en la noche y nosotras estábamos vivas, increíblemente, injustamente vivas”, se lee en voz de la protagonista.

Entre la ficción y la autobiografía, el tiempo histórico, social y subjetivo La dirección de ausente nos invita a explorar las partículas invisibles de la posguerra, el hors champs de los relatos oficiales y los vínculos que se establecen entre historia y literatura cuando la imaginación se vuelve un modo de intervenir el pasado y enunciar la propia verdad. ¿Cómo dar forma a la guerra en la propia vida? .

 

Por Natalia Maya.

 

La novela La direction de l’absent de Ruth Zylberman fue publicada en Argentina por la editorial Mardulce.