Una chica inrockuptible. Entrevista a Tiphanie Minquet-Villarino

Hace poco más de dos años, la vida de Tiphanie Minquet-Villarino se dividía entre la danza y su trabajo en el Théâtre du Châtelet de París. Pero luego de una entrevista de trabajo para otro puesto en el teatro, tomó la decisión de instalarse en Argentina. “Sos muy emprendedora y tenés la nacionalidad argentina; con tu perfil tenés que ir allá. El sistema francés es muy rígido y en Argentina te vas a poder divertir y crear mucho más”, le dijo la Directora del área de producción. Y tuvo razón; al poco tiempo de llegar, se convirtió en la nueva la Directora General de la edición argentina de Les Inrockuptibles.
Actualmente, si bien añora regresar a la danza, es un pilar fundamental de la revista e intenta surfear el clima inestable que reina hoy en la prensa, llevando adelante una publicación que cumple veinte años en el país. A continuación, una entrevista a Tiphanie Minquet, en la que habla de sus primeros pasos en Inrockuptibles, la relación con la edición francesa, el futuro de los medios, y su conexión con la danza.

¿Cómo fue que comenzaste a trabajar en la revista? Antes de empezar no tenía conexión con los medios; tenía un perfil más orientado a la danza y la gestión cultural, pero sí era una gran fanática de Les Inrockuptibles en Francia. Por eso cuando llegué acá para instalarme y buscar un trabajo la primera cosa obvia era contactarme con Los Inrocks de acá. Lo hice y tuve mucha suerte; llegué en el momento en que la antigua Directora [Sophie Guignard] se estaba por ir y estaban buscando a alguien. No tenía un perfil de medios, sino más de gestión cultural.

¿A qué desafíos te tuviste que enfrentar al no venir del mundo de los medios? En estos dos años creo que el desafío fue adaptarme a esta empresa que tiene casi 20 años y gente que trabaja desde hace mucho. Tuve que aprender a escuchar y conocer cuál es el ritmo y el mundo de los medios en un país que no tiene la misma lógica mediática que Francia. También tuve que lograr que me escuchen, siendo francesa y extranjera; a veces eso cuesta: el argentino es muy argento en eso, pero me ayudó mucho hablar castellano y tener la nacionalidad argentina.

Tapas de Los Inrockuptibles

Tapas de Los Inrockuptibles

¿Cuál es la relación que existe entre las dos revistas actualmente? ¿Qué tipo de intercambio hay? El intercambio existe, pero es mínimo. Los Inrocks fue cambiando con el paso del tiempo; al principio el equipo era franco-argentino; después había más argentinos. La idea original fue traer un contenido cultural que no existía acá y, a medida que pasaron los años, los directores y editores que formaron parte del equipo pudieron afinar el perfil de la revista, y así se fue generando acá un mercado con mucha movida cultural. Pero en ese tiempo se trató de ir construyendo un contenido independiente, manteniendo algunas partes de la edición francesa, ya que ese intercambio habilita notas que quizás no vas a tener en Argentina por una cuestión monetaria. Igualmente sigue siendo un sello para toda la comunidad francesa en Argentina.

¿Qué criterio usan para seleccionar el contenido francés que se publica en la edición argentina? Priorizamos que las notas no sean tan “francesas” o dirigidas a un público francés, porque también tienen que interpelar al público argentino o de América Latina. Podemos poner notas de bandas francesas, o de un director o escritor francés, pero sólo porque es de actualidad. El objetivo es tratar temas más generales, más internacionales o europeos. Por otro lado, al equipo editorial le gusta que haya entrevistas extensas, que en Francia se están haciendo menos, pero que nosotros tratamos de conservar. Y a su vez ellos pueden utilizar algún contenido nuestro si alguna banda o un artista argentino se presenta allá.

Priorizamos que las notas no sean tan “francesas” o dirigidas a un público francés, porque también tienen que interpelar al público argentino o de América Latina. Podemos poner notas de bandas francesas, o de un director o escritor francés, pero sólo porque es de actualidad

¿Y qué comparten entre sí? Compartimos la parte administrativa, estrategias a nivel comercial y algunos proyectos puntuales; por ejemplo, ellos ahora hicieron Inrocks Premium, que a mí me parece súper interesante como para aplicar acá. Ellos tienen una estructura más grande, entonces la idea es que una o dos veces por año vaya a escucharlos para intercambiar ideas. Pero en sí el contenido editorial ya es muy independiente entre las dos revistas.

Edición especial: los 200 números de Los Inrockuptibles. Marzo 2015.

Edición especial: los 200 números de Los Inrockuptibles. Marzo 2015.

En marzo llegaron a los 200 números, ¿cómo lo festejaron? Fue lindo porque lo que hicimos fue tomar las canciones que marcaron cada año en la revista, y se publicaron 200 canciones nacionales con mucha historia. Y en abril hicimos el festejo de los 200 números y aprovechamos para presentar nuestro nuevo medio Inrocks Style. Que la revista siga siendo independiente y no parte de un grupo, que siga de pie y con sus seguidores y lectores fieles, con contenido de calidad, me da mucho orgullo. Tenemos muchas ganas de hacer mucho más y cumplir 400 números.

Trabajan con varios partners culturales, ¿cómo es el trabajo en conjunto? Lo que ellos buscan es nuestro sello de calidad. Hay toda una parte cool, pero también intelectual, de cosas que quizás no vas a ver en el mercado, porque para nosotros no se trata de mercado sino de cultura. Y si nosotros organizamos un evento, lo que buscan es el público especializado de Los Inrockuptibles: artistas o gente muy interesada por la cultura y sensible a ella. No movemos una masa gigante de gente como la Rolling Stone, pero sí vamos a mover a la gente que decide en la cultura.

Lo que buscan es el público especializado de Los Inrockuptibles: artistas o gente muy interesada por la cultura y sensible a ella. No movemos una masa gigante de gente como la Rolling Stone, pero sí vamos a mover a la gente que decide en la cultura

¿Dónde buscás la inspiración para tu trabajo? Trato de tomar distancia y de ser creativa en la parte de management, porque se necesita crear para poder tener más ideas, y si no estás inspirada, tus colaboradores tampoco lo están. En ese sentido la danza sigue siendo un espacio de búsqueda o de cable a tierra para mí.

¿Pensás en volver a la danza? Sí, me gustaría volver a dar clases y ver la posibilidad de volver a la escena. Lo mío es la escena; es lo que me hace fluir.

Tiphanie Minquet-Villarino, Directora General de Los Inrockuptibles. Foto: Alejandra Bonaccini.

Tiphanie Minquet-Villarino, Directora General de Los Inrockuptibles. Foto: Alejandra Bonaccini.

¿Cómo ves el campo artístico argentino teniendo en cuenta tu experiencia en Francia? Pienso que los dos países se completan mucho. En Francia tenés muchas estructuras, muchas leyes que van desde la conservación del patrimonio a la ayuda de artistas en residencia. No digo que todo el mundo pueda ser artista, pero están mucho más asistidos. Lo que sucede es que ves que se atan más a un idea, o muchas veces repiten lo que ya se hizo; el patrimonio cultural tiene un peso gigante. Y en Argentina hay mucha creatividad, pero las ayudas son a otra escala, y como no está este apoyo, la gente se la tiene que rebuscar. Pero como tampoco hay tanta historia, hay más espacio para crearla. Eso es lo que me gusta de acá; hay más pasión, la gente hace las cosas con carne porque no tienen otra forma de hacerlo.

La semana pasada, te convertiste en una integrante de las Marianne, ¿qué sentís al respecto?
Estoy muy agradecida de ser parte de esta agrupación y, por mi doble nacionalidad, me siento identificada con el grupo. Es sumamente interesante poder conocer a mujeres emprendedores de distintos campos e intercambiar experiencias. Me parece que la mujer en la actualidad aporta una creatividad y una visión diferentes en tiempos de innovación. Me alegra que haya espacios como la Asociación Marianne que permiten expresar eso.

¿Cuáles son tus desafíos a futuro con respecto a Los Inrocks? El gran challenge de este año es poder conservar la revista en papel con el mismo estilo de impresión y de contenido. El circuito de distribución en Argentina es muy difícil; por eso estamos viendo qué adaptamos y cambiamos; vamos a estar obligados a aumentar los precios, pero estamos enfocados en que la gente siga valorando el contenido. Por el momento estamos viendo cómo enfrentar este cambio sin perder a nuestro público y nuestro lugar. Queremos seguir con esto, y vamos a intentar que nuestros lectores comprendan este nuevo panorama.

Por Celeste Gómez Foschi.