Valls en Colombia: una perspectiva

Manuel Valls, el primer ministro francés y Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia, estrechan la mano luego de firmar acuerdo bilateral, el 25 de junio de 2015 en el Palacio Nariño, Bogotá.

Manuel Valls, el primer ministro francés y Juan Manuel Santos, Presidente de Colombia, estrechan la mano luego de firmar acuerdo bilateral, el 25 de junio de 2015 en el Palacio Nariño, Bogotá.

Las relaciones entre Francia y América Latina son muy variadas y tuvieron altibajos en su historia. Muchos elementos favorecen esta afinidad, por ejemplo la cercanía cultural, ligada a la latinidad y al cristianismo ; los intereses económicos y comerciales; la influencia política e ideológica que tuvo Francia en el momento de las independencias y de la implementación de las jóvenes repúblicas, sin mencionar el intercambio científico y académico.

Hoy, América Latina, verdadero laboratorio político, parece a su vez influenciar a Francia, sobre todo con sus sistemas de democracia participativa. En una entrevista a Opinion Internationale, Sébastien Velut, director del Institut des Hautes Études sur l’Amérique Latine, declaraba: “Si miramos la democracia participativa, es obvio que pese a la simpatía que se puede tener para el actual alcalde de París, el dispositivo de participación que implementa no es sino una copia muy aproximativa de algo que ya tiene más de 25 años en América Latina. Con el multiculturalismo, también, América Latina está más avanzada. Me impactaron mucho las innovaciones constitucionales de Bolivia y Ecuador que van en ese sentido, aunque todavía haya que hacer una evaluación”.

Últimamente Francia manifiesta un nuevo interés hacia la región. La organización de actividades como la Semaine de l’Amérique Latine son una claro indicador de un nuevo impulso a la relación. Y también lo es la acción del presidente François Hollande con el nombramiento de Jean-Pierre Bel como enviado personal en la región y su gira en el Caribe en la cual visitó Cuba, Haití y las Antillas Francesas.

Sin lugar a duda la actual visita en Colombia del Primer ministro Manuel Valls, francés de origen español, se inscribe en este diálogo renovado. En una entrevista al diario El Tiempo, declaró “Durante su visita a París en enero pasado, el Presidente (Juan Manuel) Santos me invitó a venir a Colombia. Acepté inmediatamente. Desde hace cerca de 200 años, nuestros dos países han estado unidos por una fuerte amistad que nació con la Revolución francesa y con la Independencia colombiana. Vengo a rendir homenaje a este legado. Vengo también, por supuesto, a afirmar el apoyo de Francia al proceso de paz y de reconciliación nacional emprendido por el Gobierno. Quiero también evocar otros temas importantes: política económica, seguridad interior, así como educación, cultura, agricultura.”

Siendo, naturalmente, uno de los objetivos obtener el apoyo de Colombia en las negociaciones sobre cambio climático COP21, que tendrán lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015.
Otros tiempos, otras oportunidades. El mundo cambió y sigue cambiando, abriendo nuevos espacios de diálogo. La relación de Francia con América Latina parece acompañar estos procesos. Estaremos atentos.

 Por Victor Montoya