Encuentro con la escritora Maylis de Kerangal

El sábado 25 de abril, la librería Las Mil y Una Hojas volvió a ser el punto de encuentro entre escritores y sus lectores. En este caso, la escritora Maylis de Kerangal estuvo presente para poder hablar de su obra y hacer especial atención a su libro Répérer les vivants, obra que causó un gran impacto en el público y la crítica, recibiendo más 7 galardones.
La charla, moderada por Elizabeth Devriendt, recorrió con minuciosidad cada obra y con cada título de Kerangal pudo desovillar el gran entramado de su obra. Compartimos con ustedes algunas partes de la charla:

Sobre Nacimiento de un puente: es un título extraño, pero “es un título que expresa al libro”, un título que humaniza la construcción de un puente. El relato revela una “epopeya colectiva” concebida como un microcosmo del mundo, una obra que pone en juego seres humanos con sus sentimientos, sus relaciones de poder y sus vidas. Un puente concebido como “relación y tensión” entre dos mundos, él de la ciudad moderna y él del bosque, que está del otro lado. Un puente entre realidad y ficción.

En Réparer les vivants, la autora nos invita, a través de la historia de un trasplante de órganos, a una reflexión sobre la muerte. Sobre la muerte, sí. El libro habla del que da, no del que recibe, “Se trata del libro de Simón, no de Claire”.

En Réparer les vivants, la autora nos invita, a través de la historia de un trasplante de órganos, a una reflexión sobre la muerte. Sobre la muerte, sí. El libro habla del que da, no del que recibe, “Se trata del libro de Simón, no de Claire”. Y el libro no habla de la muerte del cuerpo, sino de la muerte del corazón. Una doble inversión con la cual “el libro se ubica en el ángulo muerto del trasplante”, obligándonos a mirar la muerte detrás de la vida.
La autora recordó la importancia del corazón en las concepciones medievales y cristianas para terminar sobre el personaje de Claire, quién va a recibir el corazón y además quien es traductora y tiene, por su oficio, la “presencia del extranjero en sí”.

De Kerangal se despidió con la lectura de un pasaje de su libro Réparer les vivants, en el cual el corazón (en su doble condición física y simbólica) es descripto con tal precisión y poesía que estremece.